Get Adobe Flash player

Acudir a un psicológo/a cada vez se está convirtiendo en algo normal, igual que acudir a un dentista, un abogado, o cualquier otro profesional. Simplemente, supone reconocer que nos enfrentamos a un contratiempo en nuestra vida (en este caso, de tipo emocional) el cual no somos capaces de resolver por sí mismos y queremos el consejo, la ayuda profesional o alguien que quiera y sepa escuchar y guiarnos para buscar una solución.

Ir al psicólogo por tanto, no es sinónimo de "estar loco", simplemente que te encuentras en un estado de ánimo bajo o con un problema laboral, familiar, de pareja, etc... para el cual no encuentras solución por tí mismo/a. Solucionar este problema es importante para tí y quieres solventarlos antes de que afecte a tu salud, tus amigos, tu trabajo o tus relaciones de pareja.

Además, recibir terapia, en la mayoría de problemas psicológicos, es complementaria a la medicación farmacológica prescrita por tu médico de cabecera o psiquiatra. En otras ocasiones, sobretodo al final tratamiento farmacológico, cuando el paciente se siente mejor de su problema tras el efecto de la medicación, se recomienda ir al psicólogo/a para ir progresivamente aprendiendo estrategias cognitivas y conductuales para controlar la ansiedad, el estrés o la tristeza. Muchos de nuestros pacientes nos relatan que acuden a nuestra consulta para no seguir dependiendo de fármacos o pastillas indefinidamente.

 

Mi blog

Lo último en facebook

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Diseño web: TRIAL Comunicación